Saltar al contenido

Sencelles: tierra de vinos y tradiciones

Sencelles

Sencelles es un bonito pueblo con encanto del Pla de la Mancomunitat de Mallorca de unos tres mil habitantes que linda con los municipios de Binissalem, Inca, Costix, Lloret de Vistalegre, Algaida, Santa Eugenia y Consell, todos ellos dedican su extenso territorio al cultivo de viñedos que pertenecen a la Denominación de Origen de Binissalem: Mallorca también es tierra de buenos vinos y conocer sus pueblos y bodegas es un atrayente importante de turismo durante todo el año. Esta semana en Inmediátika os propongo descubrir Sencelles, visitar las bodegas más importantes de este municipio y degustar delicias de su gastronomía. 

Iniciamos nuestra ruta a Sencelles por la carretera de Inca, veremos la salida a este pueblo y empezaremos a ver los viñedos y el paisaje de interior de la isla que es tan bello como la costa. Todos los pueblos de Mallorca tienen una riqueza cultural importante por su pasado histórico, en muchos de ellos podemos encontrar restos arqueológicos de la época talayótica, como en este caso en Sencellles se encuentra Son Fred. 

Aconsejo visitar Sencelles en miércoles, es el día de Mercado así que es una oportunidad de ver el ambiente de la gente del pueblo y de paso comprar productos de la huerta, rica gastronomía de Mallorca o algo de ropa y calzado a buen precio. También suele haber plantas de bonitos colores, el lugar donde se pone el mercado está indicado y es un antiguo lavadero.

Una vez visitado este mercado vamos a recorrer las calles del pueblo comenzando por la calle principal que lleva a la Iglesia de San Pedro situada en la plaza de España, aquí también se encuentra el Ayuntamiento y el monumento a Sor Francinaina Cirer, obra del escultor Jaume Mir en el año 1955, ya que en este pueblo son muy beatos con esta monja y por ello en cada casa del pueblo hay un azulejo en la puerta de las casas, típico en muchos pueblos de Mallorca. Os gustará una pequeña calle con un arco que une la iglesia con la fachada de enfrente, que os lleva a un rincón con esas casas tradicionales de piedra y por aquí continuamos el paseo.

Después de esta calle llegaréis a otro punto de interés en Sencelles, el celler Can Ramis, antigua edificación del siglo pasado que perteneció a varias familias de tradición vinícola. La fachada tiene un gran portal con enmarcados de piedra de grandes dimensiones, a la derecha en la entrada os encontraréis una cuba de vino y a continuación hay otro pequeño patio que distribuye las estancias de la vivienda.

Actualmente este Celler lo dirige Pere Antonio Llabrés Cirer, forman parte de la D.O de Binissalem, pequeño pero no por ello de menor encanto, conserva una gran cantidad de productos antiguos y le da una magia especial a esta bodega. Cuentan con la variedad de uva de Mantonegro, Callet y Syrah como exige para formar parte de la Denominación de origen y tienen 3 tipos de vino: joven, semicrianza y crianza. Durante esta visita nos atendió Monse que nos ofreció catar el Serral de Can Ramis, un crianza que gusta al paladar. Ofrecen visitas a turistas y están abiertos al público en el horario de 10 a 20h más o menos de la tarde, pero si queréis concertar cualquier visita guiada o algo especial no dudéis en poneros en contacto con ellos ( Tlfo 971 87 24 18)